was successfully added to your cart.

Segunda semana de campamento y con ella nuevos niños y niñas con ganas de marcha!!

El lunes lo empezamos con los juegos de presentación para que se fueran conociendo y entre ellos estaba declarar la guerra, pero no penséis mal, solo es para romper el hielo y que interactuaran con una pelota y unos cuantas normas divertidas para empezar con una sonrisa el campamento. Y así continuamos jugando por equipos a pasar el balón, con diferentes retos. También les tocó conocer una disciplina que a muchos ya sabemos que le gusta, que son las carreras, en donde pudimos hacer relevos también por equipos, o carreras uno contra uno, y como no podía faltar, el gran juego, “Conoce el lugar del campamento”

El martes nos tocó empezar la mañana haciendo una manualidad superchula, flores de papel que decoraríamos para regalársela a quien quiséramos, vamos,  unos artistas!!. Después nos pusimos los patines y jugamos al balonmano pero creando ellos las normas para que todos jugáramos igual y respetando estas. Al final de la mañana algo que nos encanta, saltar :). Y ahí nos pusimos entere todos/as a montar las rampas para hacer una carrera de SkateCross, en donde creamos un gran circuito con rampas y grindbox, en donde pudimos ver que son unos/as cracks.

El miércoles nos fuimos a hacer surf pero, mientras que esperábamos al bus para irnos, jugamos a la bomba y al catapun chispum. Ya en Sabón, en la playa hicimos castillos de arena, enterramos a compañeros y probamos el agua antes de hacer surf. Nos dirigimos a la escuela de Prado Surf, quien nos inician en este deporte,y con las tablas bajo el brazo nos vamos para el agua, dispuestos a tomar contacto con las olas y a intentar ponernos de pie. y no es por nada, pero no se nos da mal 😉

El jueves fue un día relajado, porque del día de playa estábamos supercansados. Jugamos al brilé y vimos vídeos relacionados con el disciplinas de patinaje que practicamos.

Y llegamos al último día de la semana. A primera hora nos convertimos en arquitectos diseñando un circuito de canicas. Entre todos, fueron saliendo diferentes ideas para, finalmente, hacer carreras de canicas en el circuito que tenían rampas y alguna recta para poder llegar a meta. Y acabamos la mañana aprendiendo a derrapar, algo que mola mucho.